NFV

Desde hace tiempo se especula cómo la virtualización de funciones de red (NFV, por sus siglas en inglés) puede mejorar las redes de comunicaciones de los proveedores de servicios de comunicaciones o CSP. En una conferencia reciente de Telecom TV, 83% de los CSP participantes coincidieron en que NFV es ‘muy importante’ para 5G. Los cinco miembros del panel, que constaba de profesionales destacados de la industria, concluyeron que sin virtualización no puede ser 5G. También existe mucho optimismo en torno a temas como network slicing, que podrían permitir a los CSP una mayor personalización de sus redes a través de NFV, una vez que 5G se hayan establecido. A pesar de que ambas propuestas todavía están por demostrar sus bondades, ¿qué pasa ahora? ¿Cuáles son los beneficios de NFV actualmente para los CSP?

Implementación oportuna de servicios

En ECT desarrollamos e implementamos servicios de valor agregado, como comunicaciones unificadas y colaboración desde la nube (UCC), centros de contacto en la nube, etcétera. Se proveen en la red del CSP con nuestros Telephony Application Server (TAS) y Media Resource Function (MRF). Al implementarlos como Virtualized Network Functions (VNF) en el centro de datos del CSP, reducimos drásticamente el time-to-market de nuevos servicios. Las VNF se instalan y configuran utilizando un VNF Manager, por ejemplo, CloudBand Application Manager de Nokia; un ingeniero de telecomunicaciones del CSP puede hacerlo solo, lo que hace a los CSP más independientes de sus proveedores. Esta es una de las principales ventajas que ofrecen la NFV, pues permite que los CSP actúen más rápidamente a las necesidades de sus clientes empresariales.

Esto también quiere decir que los CSP ya no necesitan integrar nuevo hardware para soluciones bare-metal en su centro de control de la red (NOC, por sus siglas en inglés), eliminando así gran cantidad de problemas. Con NFV, la integración del centro de datos con el NOC está estandarizada y se ejecuta a través de una sola interfaz, simplificándolo todo. Toda función de red bare-metal, por su parte, viene con su propio manual de operaciones y debe ser integrada de manera separada con el NOC, incrementando el número de interfaces en uso.

Asimismo, como los CSP bien saben, las soluciones bare-metal tienen tiempos de espera de entre ocho y doce semanas. Y, si consideramos el tiempo de entrega, periodo de prueba, y tiempos de instalación, optar por proveedores de ese tipo de soluciones legadas conlleva muchas otras dificultades.

Algo que he aprendido como director de arquitecturas de red en ECT es que nadie quiere que una persona esté ahí sentada para hacer manualmente todas las integraciones. Siempre existe la posibilidad del error humano; por descuido podrían modificar algo y provocar un efecto de bola de nieve que tenga gran impacto en toda la red. El time-to-market se ve drásticamente reducido cuando todo se prueba y automatiza a través de un VNF Manager. Gracias a la automatización, la duración de proyectos enteros puede reducirse de meses a días; e incluso la instalación puede realizarse en cuestión de minutos. Estas son muy buenas noticias para los CSP y sus clientes empresariales.

Sin embargo, comprar, instalar e integrar todo ese hardware son apenas los primeros pasos...

CAPEX y OPEX

Cuando analizamos todo esto desde la perspectiva del desarrollo a largo plazo de las redes de telecomunicaciones, NFV puede reducir dramáticamente los gastos operativos y de capital. Cuando un CSP compra una solución bare-metal de un proveedor, generalmente tienen que comprar nuevo hardware. Es cierto, gracias en parte a la estandarización de hardware, no es necesario que sea de determinado proveedor o marca. Sin embargo, las redes con soluciones bare-metal con frecuencia se componen de muchos tipos distintos de hardware. Y los CSP deben añadir más hardware dedicado cada vez que expanden la capacidad o añaden nuevos componentes. Esta es una estrategia que obviamente exige de mucho capital y que, con el tiempo, incrementa exponencialmente la complejidad física de la red.

Sin embargo, comprar, instalar e integrar todo ese hardware son apenas los primeros pasos. Necesita ser almacenado, mantenido, alimentado y enfriado, lo cual requiere de un gasto financiero constante. Esa es la sorpresa para el OPEX. Mientras más hardware haya y más amplio sea su rango, más costoso será desde una perspectiva de mantenimiento.

Y esto es especialmente importante cuando se trata de reparaciones.

Para reparar o expandir una solución bare-metal, generalmente se tiene que usar exactamente el mismo hardware que en la instalación original. Dependiendo de cuán viejo sea el sistema, eso tal vez no resulte tan fácil. Para garantizar la reparación puntual de sistemas clave, los CSP compran con frecuencia sistemas o partes de repuesto y los almacenan en el sitio o cerca de él, y después pagan una cuota de mantenimiento para que el personal del proveedor esté listo las 24 horas del día, siete días de la semana, 365 días al año. Todo eso es tan engorroso y costoso como suena.

Las VNF se instalan y configuran utilizando un VNF Manager, por ejemplo, CloudBand Application Manager de Nokia; un ingeniero de telecomunicaciones del CSP puede hacerlo solo, lo que hace a los CSP más independientes de sus proveedores.

Flexibilidad para el futuro

La administración de ciclo de vida es uno de los aspectos más importantes de NFV y uno de los más valiosos para los CSP. El VNF Manager cubre todo el ciclo de vida de las VNF desde instalación hasta configuración, desde reparación hasta autoescalamiento. Es esencialmente el cerebro de toda la operación, pues analiza el desempeño de las VNF en tiempo real y actúa para prevenir problemas antes de que siquiera ocurran. Puede reparar automáticamente máquinas virtuales si acontece algún problema, y el nivel de automatización de los VNF Managers solo puede incrementar. Esta es la verdadera razón por la que los CSP pueden olvidarse del mantenimiento de sus bare-metal: la operación se convierte en algo mucho más preventivo que reactivo.

La NFV también hace las redes más elásticas y ágiles: el VNF Manager monitorea la capacidad y escala recursos conforme se necesiten; o incluso evacua máquinas virtuales de un servidor a otro. Digamos que un CSP tiene un sistema de televotos activo para grandes eventos televisados. Si no está virtualizado, entonces el CSP necesita apartar suficientes recursos de hardware para utilizarlos en esas pocas ocasiones mensuales, o incluso anuales, en que la capacidad de su servicio de televotos llegue al límite. Con NFV, esa necesidad desaparece por completo puesto que el Manager sabe cómo calibrar los recursos virtuales para satisfacer la demanda, expandiéndose y contrayéndose conforme sea necesario.

Por tanto, sin importar lo que suceda en el futuro, esta es la respuesta a la pregunta acerca de qué puede la NFC hacer actualmente por los CSP: los CSP pueden mejorar todo el ciclo de vida de sus funciones de red nuevas y aquellas ya existentes, a través de la automatización y la virtualización, reduciendo el time-to-market de nuevos servicios y eliminando el tiempo de inactividad por mantenimiento. Pueden manejar sus redes con mucha más eficiencia e inteligencia debido a la automatización que brindan los VNF Managers, y escalar la cantidad necesaria de recursos conforme sea necesario. Pueden reducir drásticamente CAPEX y OPEX, pues los CSP ya no necesitan invertir grandes cantidades de manera regular para comprar o dar mantenimiento a hardware. ¡Estos beneficios y más están a la espera de que usted los aproveche!

En ECT, brindamos ahora a nuestros clientes todos los beneficios arriba descritos. Nuestras VNF están automatizadas, son redundantes y cumplen con los estándares ETSI. Tenemos integración con el CBAM VNF Manager de Nokia y también estamos en proceso de certificar nuestras VNF con los más importantes VNF Managers actualmente disponibles.

Por favor póngase en contacto con nosotros si quiere platicar acerca de cómo podemos ayudarle a brindar servicios de valor añadido a sus clientes empresariales.

Déjanos Saber tu Opinion